Maurizio Bianchi – OIRT EMO-DNE (Mirror Tapes, MT009, 2011)

Cuando Maurizio Bianchi editó las grabaciones que llegarían a considerarse parte de su etapa dorada (1980-1984), era simplemente imposible que imaginara los alcances que sus primordiales proyecciones aurales cobrarían en la historia de la música underground. Aislacionistas, industriales y ruidistas por igual le aclaman como mesías propio y, en los momentos más neuróticamente introspectivos de estos y otros géneros sonoros, puede trazarse la influencia que monolitos de ruido, filtros y distorsión como “Carcinosi,” “Industrial Tape” o “The Plain Truth” han sostenido por ya más de tres décadas.

Afortunadamente, en este momento, los primeros trabajos de Maurizio Bianchi han logrado mantenerse en catálogo gracias a constantes y cuidadosas reediciones; un cambio de mentalidad por parte del italiano—quien había abandonado del todo su trabajo sonoro para consagrarse a su religión- lo ha llevado a interesarse nuevamente en la vigencia de sus antiguas producciones e, incluso, en ofrecer nuevos trabajos. Lo curioso es que, tras un abisal silencio de más o menos 14 años, Bianchi ha decidido rescatar una serie de grabaciones inéditas, cintas privadas que provienen de aquellos tiempos originarios y que, supuestamente, preservan la primitiva magia que diera origen a las que son consideradas sus obras maestras. El más conocido de estos rescates de material de archivo llegó en “Evidences 1: Final Industrial Music 1980” (Vinyl on Demand, 2007), caja quíntuple de vinilos que reúne tracks inéditos o perdidos en arcaicas ediciones limitadas, así como en las reediciones de los diez primeros álbumes (“Archeo#1,” 1998; “Archeo#2,” 2000 y “Mectpyo Box,” 2008)  a cargo de su propia disquera, EEs’T Records, en las cuales se agregaron le agregaron al material original fragmentos o piezas donadas a compilados.

Mirror Tapes también ha tenido la fortuna de producir un par de títulos sobresalientes dentro del ridículamente extenso—y muchas veces no demasiado atractivo—catálogo reciente de Bianchi (el cual, entre nuevas producciones y reediciones, casi alcanza el centenar de trabajos). Tras debatir si valdría la pena, decidí darle oportunidad a una de estas cintas, la titulada “OIRT EMO-DNE,” la cual anunciaba rescatar material grabado originalmente en 1981 y tener una cierta relación con las sesiones de “Endometrio” (M.B., 1982), uno de los álbumes más fuertes de Bianchi.

Como es usual con el material de esta disquera malaya, la presentación es excelente: ilustraciones en alta definición, papel de alto gramaje, cintas duplicadas profesionalmente. No encontré nada en este aspecto que me defraudara. Por otro lado, en lo que refiere al aspecto sonoro, esta cinta no es tan fácil de abordar. El primer lado de la cinta está dedicado a un tema llamado “OIRT,” el cual parece estar constituido por los bosquejos de alguno de los momentos de “Endometrio.” Los casi 30 minutos de esta cinta registran el ir y venir de oscilaciones breves, extendidas por delays y un grado muy abierto de decay. Éstas se alternan con lo que parece ser—no me puedo decidir—intromisiones ruidísticas casi aleatorias o la manipulación nerviosa de cables durante el proceso de prueba. Francamente, debo insistir que esta pieza no debe ser promovida más que como material de archivo que es, sin duda, de buena calidad y que invita a repetir su escucha, pero que no debe comprenderse como un corte completo y acabado, proveniente de los archivos de Maurizio Bianchi.

El segundo corte “EMO-DNE” es tanto más consistente. Su sonido es cercano al más estereotípicamente bianchiano: graves borbotones de sonido monótono, sumamente rugoso son persistentemente distorsionados y complementados por rústicos movimientos de osciladores, como una suerte de primigenia estrategia harshnoisera. Al mismo tiempo, un beat extraído de alguna escueta caja de ritmos da seguimiento a los minúsculos cambios con una insistencia intrínsecamente mecánica, constancia deshumanizada al ciento por ciento. El track, en general, se desenvuelve adecuadamente, al compensar una cierta falta de riqueza sónica con una constancia rítmica bastante generosa. Si bien “EMO-DNE” no figuraría necesariamente entre lo más granado de la primera producción de Bianchi, decididamente supera con creces la gran mayoría de sus ofertas recientes.

“OIRT EMO-DNE” no es trabajo indispensable de Maurizio Bianchi, pero tiene bastante que ofrecer. Para el primerizo servirá para adentrarse en la toxicidad sónica de “Endometrio” o “Das Testament” sin mayor sacrificio; para el conocedor, será reunir una pieza más del enigma que conforma el complejo vocabulario auditivo ofrecido por este maestro italiano. Sin más, grabaciones de archivo con un corroído y oxidado gusto a industrialismo auténtico. (S.S.)

Anuncios