Lettera 22 – True Form (A Dear Girl Called Wendy, WE13, 2011)

No resulta común toparse con un combo como el de estos dos efusivos italianos, que con apenas un puñado de producciones bajo su nombre han exhibido una comprensión tan sobradamente extensa del arte que practican. Tomando por asalto a sus escuchas, Lettera 22 aglomeran el espacio con recurrentes resonancias graves, telúricos crujidos de distorsiones rugosas y violentos espasmos de ruido laminar procesado in situ. Concentración y dinámica, furia y cordura, éxtasis maquinal y réplicas humanas, contradicciones y complementos que dan forma al fragoroso embrollo tímbrico de “True Form” que lo mismo sacude con sus furiosos estruendos metálicos que con sus misteriosas articulaciones electroacústicas.

A través de los dos sendos pasajes que conforman este álbum, Lettera 22 lo mismo deambula a través de la pureza de un asfixiante y pesado harsh noise que a lo largo de la concienzuda exploración de escarpadas sonoridades. Eso sí, siempre con un vigor incontenible. Sin ir más allá, “True Form” es un ejercicio en el perfeccionamiento de las técnicas y los recursos necesarios para la creación de un noise sólido y enérgico a través de sus herramientas más comunes: cintas, metal, distorsión y samplers. Pero el grado de articulación de esta dupla—a diferencia del común de los ejercicios de este tipo—es fascinante. “True Form” es un álbum con un ímpetu contagioso y una movilidad impactante—que además se está volviendo cada vez más difícil de encontrar—. Mejor conseguirlo mientras aún se pueda. (s.s.)

Anuncios