Esplendor Geométrico – 1980-1981 Prehistoric Sounds – Necrosis & More (Geometrik/Munster Records, GR2125, 2012)

Esplendor Geométrico fue una de las pocas bandas que entraron en función a partir del primer impulso del industrial original de manera casi simultánea. Sus trabajos iniciales comparten temporalidad con los de Clock DVA, Leather Nun, Einstürzende Neubauten y Cabaret Voltaire, por sólo nombrar a algunos de sus más célebres contemporáneos. Su espontánea asimilación de los presupuestos de los primeros industriales resulta sorprendente, sobre todo por el fundacional empleo que realizaron de la electrónica a través de sintetizadores—su influencia en, por ejemplo, el minimal techno puede rastrearse sin muchos problemas—. Una reciente andanada de colecciones de archivo del ahora dueto ha logrado poner a disposición del público el sonido original de esta banda, cuyo material inicial es tan difícil de rastrear.

La propia disquera del dueto, Geometrik, se ha encargado en esta ocasión de reunir demos y tracks originales desperdigados en singles, recopilatorios y archivos personales. Las excusas principales son, primero, la de reproducir íntegramente su mítico primer sencillo “Necrosis en la poya” (1981) y, posteriormente, la de reeditar algunos de sus cortes más representativos de manera formal. La reedición en vinil de “Moscú está helado”—probablemente el tema más popular de EG—seguramente será razón suficiente para que muchos adquieran esta colección. En adición a éste, esta colección reúne algunos otros temas (“Dynamotron”, “Horno fundidor” y “El obrero trabaja con alegría”), que han adquirido el lugar de clásicos gracias a su incorporación a importantes compilados, directos y bootlegs.

A manera de atisbo en la extensa discografía de la banda, la selección presentada en “Prehistoric Sounds” es difícil de superar, puesto que sintetiza de forma sumamente concreta las diversas facetas que EG adquirió en esta etapa de gestación, ofreciendo un claro muestreo de su sonido en estudio y en vivo, así como del feroz contraste entre sus representaciones sónicas más abrasivas y las más rítmicas y extensas piezas instrumentales. Es sencillo asimilar temas como “Necrosis en la poya”, “El obrero trabaja con alegría” y “Negros hambrientos” con los momentos menos corrosivos de S.P.K. y Throbbing Gristle, en su énfasis en la producción de una electrónica rítmica y contagiosa aderezada por vocales virulentas y repetitivas. La misma carga que sus predecesores desarrollaron en lo que refiere a la dicotomía de lo que es al mismo tiempo cuasi bailable e intrínsecamente incómodo está también presente en la proyección fría y seca de Esplendor Geométrico.

Pero también hay lugar para el escozor, “Zyhra Mansi”, “Absoluta seguridad” y “Pradillo” a través de su empleo puntual de feedback, cacofonías y otras borrosidades capturan lo sordidez aural que caracterizó al primer periodo industrial. Por su parte, cortes como “Moscú está helado” y “Dynamotron” ponen de manifiesto la capacidad que EG tuvo de trascender su propio sonido en un periodo extremadamente breve. En estos temas, lo rítmico se pone en marcha a un grado viral, bailable e igualmente transgresor.

Resulta sorprendente que en apenas un par de años este trío haya sido capaz de llevar tan lejos una propuesta que se basaba en una serie de sonidos y secuencias tan limitados como fueron de los que echaron mano. Otras—extremadamente—más extensas colecciones (las de Captain Records en Japón y de Vinyl On Demand en Alemania) permiten acercarse a mayor profundidad a los vestigios del legado inicial de Esplendor Geométrico, pero ninguna lo aborda de manera tan concisa como ésta. Ya ni que decir del empaque, que reúne en tres 7″ (rojo, translúcido y negro) y en su versión digital en CD (con extras editados por vez primera en este formato) todo este material. (s.s.)

Anuncios