Putrefier - Beyond Scathing

Putrefier – Beyond Scathing (Industrial Recollections, s/n, 2012)

Con Putrefier pasa algo que es muy común en el noise: muchos parecen identificarlo como un proyecto legendario aunque pocos verdaderamente conocen la razón. El hecho es que la desinformación relativa al periodo que Putrefier pertenece dentro de la escena británica es francamente abrumadora; la propia naturaleza de los registros de su trabajo, intrínsecamente efímera, les hace objetos de un coleccionismo exacerbado y egoísta, absolutamente lejano de los gustos en boga, incluso en el subsuelo.

Mark Durgan—mejor conocido como Putrefier—ha visto trascender su fama primordialmente a través de esporádicas entregas, colaboraciones, una extensa aunque tardía antología (“Hypertension Classics Vol. 2, Harbinger Sound, 2005) y su incierto papel como parte de The New Blockaders y Nihilist Assault Group. Pero verdaderamente los más legendarios trabajos de Putrefier habían permanecido inaccesibles hasta principios del año pasado, cuando finalmente se consolidaron las reediciones de dos de sus álbumes fundamentales: “Cog Dominance” (Broken Flag, 1987) y el objeto de esta reseña, “Beyond Scathing”, originalmente puesto en circulación por la propia disquera de Durgan, Birthbiter en 1986.

Los orígenes de Putrefier se desprenden de un momento de transición entre los primeros experimentos definitorios de lo que genéricamente se comprende como noise. La semilla de transgresión artística—estética y específicamente sónica—plantada por pioneros como Whitehouse, NON, Ramleh y Maurizio Bianchi comenzaba a dar sus frutos a través de una nueva generación que ofrecía recrudecidas configuraciones de las propuestas iniciales. Hacia 1985 surgen y se consolidan proyectos como Nails ov Christ/Thee Grey Wolves, Con-Dom, Hanatarash y Controlled Bleeding, quienes ofertaban álbumes y presentaciones marcadas por un carácter vehementemente confrontacional.

A su muy particular modo, Putrefier representa parte de este recrudecimiento propósitivo, al enfocarse en una cierta profundización e, incluso, una profesionalización de los medios de producción sonora en el underground post-industrial. “Beyond Scathing” muestra cuatro conformaciones sónicas eminentemente abstractas. La naturaleza de cada una de estas piezas observa un sonido “temático”, centrado en formas sumamente circunscritas y cuyo desarrollo sigue, primodialmente, una espontánea exploración timbral de las posibilidades instrumentales del equipo de Durgan.

Ciertamente, este trabajo no es ni remotamente tan mordaz como los de algunos de sus contemporáneos mencionados. El título del álbum “Beyond Scathing”—algo así como “Más allá de lo cáustico”—queda un poco holgado ante oídos actuales acostumbrados a manifestaciones tanto más filosas. Para comprender su—relativizada—fiereza resulta necesario contextualizar “Beyond Scathing” dentro de un marco donde la improvisación—desde el noise—sobre sintetizadores modulares o piezas de chatarra es, en buena medida, un asunto novedoso, así como lo es la formalización de temas a partir de elementos consabidamente anti-musicales.

Las exploraciones que Durgan realiza en estos cortes deben haber sonado bastante radicales en tales circunstancias, y su papel en la historia del ruidismo, a pesar de no haber sido tan abiertamente notable, parece haber sido el de trazar nuevas directrices en el aún joven experimentalismo ruidista. La influencia de Putrefier permanece resonando en el noise que se conforma en tiempo presente y “Beyond Scathing” lo ejemplifica con creces. Los dos primeros cortes, sobre todo, son muestra del germen que nutriría a actores capitales en la configuración del posterior esquema del noise como Astro o Government Alpha. La inasibilidad estructural de estos temas se basa en su formulación a través de síntesis modulada y distorsionada en un reptar lento y deambulante. Su sonido es rico y directo y requiere de apenas de un mínimo de efectos, los cuales apenas sirven para complementar las exploraciones de la nebulosa cosmicidad sónica de Putrefier.

Los temas tercero y cuarto ejemplifican otro aspecto que sería estudiado posteriormente en la carrera de Durgan: el empleo de objetos metálicos amplificados y modulados que se alternan con breves corrientes de primordial electrónica. Como en el grueso del álbum, la instrumentación no brilla por su claridad o técnica, sino por su insistencia y cohesión. Ambos temas se desenvuelven a partir de núcleos sónicos rígidos—los sonidos de los objetos percutidos o de los aparatos sosteniendo formas contínuas—y no desatienden jamás sus elocuciones.  Posteriormente habrán trabajos en que esta disposición creativa sea más afortunada (el excelso 7″ “Pray for Fire”, editado en 1992 nuevamente por Birthbiter), sin duda; pero el encanto que posee esta remisión a los mismísimos orígenes de una configuración sónica es poco menos que mágico.

Cabe subrayar que temas como los incluídos en “Beyond Scathing” son testimonio de un vibrante ingenio. Las formas sónicas desarrolladas en este trabajo son apenas un preludio de lo que, de una manera más automatizada, lograría hacerse mediante implementos tecnológicos posteriores. Asimismo, la base de “Beyond Scathing” está igualmente cimentada en tradiciones de un refinamiento propositivo—la síntesis, la electroacústica y la música concreta—que en un ideario punk—d.i.y., cero maquillaje de estudio, extensiones definidas por formatos, etc.—, haciendo del total una conjugación ciertamente perfectible, pero invariablemente efervescente y consistente.

“Beyond Scathing” es una obra esencial para quienes deseen desandar esos oscuros caminos del underground ruidista más radical y, sin duda, la más interesante de una de por sí fuerte serie de reediciones del primer trabajo de Putrefier a cargo de Industrial Recollections.

s.s.

Anuncios