Archive for abril, 2013


MG.T.R. II presenta: Monogatari, Julian Bonequi, Cacophonic Joy, Los Heraldos Negros y Juan Pablo Villegas, sábado 27 de abril.

936598_362978733823380_860644425_n

:: M.G.T.R. II presenta | 27.04.2013 :::
Este sábado más ruido de calidad en Bucareli 39 a las 21:00 horas
Puerta: 9:00 | Conciertos: 10:00 PM
http://www.auditionrecords.com/mx.php
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

MONOGATARI | noise cuarteto
https://www.facebook.com/monogatari.noise?fref=ts

Monogatari de México con su mezcla de punk, harsh noise y hard-core, estarán calentando motores este sábado para su próxima presentación en Aural donde alternarán con Boris y Liturgy.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

JULIAN BONEQUI | bateria y voz
http://auditionrecords.com/wokman.php

Trabajando en Berlín desde 2010 y con ruido desde 1995, se ha presentado en Inglaterra, Austria, Bélgica, España, México, Alemania y Estambul principalmente. Algunos de sus proyectos: The Third Mind (SP), Verga de Pájaro (MX), Machinations of Joy (UK/SP), Ultraspießer (DE)… Su trabajo se centra en los rituales de inestabilidad emocional y alienación.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

CACOPHONIC JOY | voz y electrónica
http://soundcloud.com/cacophonic-joy

Rodrigo Ambriz aka Cacophonic Joy (Morelos). Brutalidad catártica a partir de la manipulación hace de su voz como vehículo de glosolalia y aullidos. Uno de los cantantes jóvenes más prometedores de la escena experimental de Ciudad de México

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

LOS HERALDOS NEGROS | harsh electronics
https://ruidohorrible.wordpress.com/

Sergio Sánchez aka Los Heraldos Negros, integrante de AMNIOSIS, HILARATURA CRAMA… curador de Ruido Horrible con una vasta experiencia desde 2005 como difusor de cultura experimental, promotor, y productor independiente con una larga discografía disponible en el catálogo de Ruido Horrible.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

SA//GD : JUAN PABLO VILLEGAS & MEREDITH JAY | noise
http://jpvd.org/biography.html

Como artista sonoro Villegas se ha presentado a lo largo de Estados Unidos, Europa, Asia y Sudamérica, en festivales como: FMEL (Chicago, EU), Nweamo (Nueva York, EU), Bent Festival (Nueva York, EU), Hybrid city (Tokio, Japón), Bochum Video Festival (Bochum, Alemania). En esta ocasión se presenta con Meredith Jay y su proyecto conjunto SA/GD

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

LOS ESPERAMOS EN BUCARELI EL SÁBADO 27 de Abril
Puerta: 9:00 | Conciertos: 10:00 PM
Cooperación: 30 pesos

Anuncios

R-4099277-1355184821-9765

Deathstench – Massed in Black Shadow (Black Plague Productions, INFECT 11, 2012)

El crossover noise-metal no se trata de algo nuevo: Stalaggh, Wire Werewolves y, por supuesto, Gnaw Their Tongues, junto a decenas de bandas más han intentado combinar las más decadentes extremidades de ambos mundos con resultados no siempre afortunados. Como ávido seguidor de una de estas corrientes—el noise, por supuesto—, encuentro difícil hallar gusto ante la cercanía de aquella otra abrumadora y compleja veta, tan dueña de sus propias formas y retóricas como es el metal. Con todo, sería estúpido ignorar el influjo del metal en algunos de los más portentosos artistas que navegan las olas  del industrialismo: Wolf Eyes, Bloodyminded, Grunt y, por supuesto, Hum of the Druid son apenas algunos de los artistas que han logrado calibrar texturas y timbres propios del metal en sus propios discursos sónicos con efectividad.

Un caso similiar puede evidenciarse en el dueto norteamericano Deathstench. Queriendo acentuar una naturaleza tanto más afín al metal que a los subgéneros post-industriales desde el mismísimo arte de portada, Deathstench presenta “Massed in Black Shadow”, un álbum en que el dueto realiza un contundente crossover entre distintas variantes del metal y el noise. A través de los seis cortes que conforman este trabajo, Deathstench ofrece generosas muestras de un sonido que posee una personalidad bien definida y que combina las turbiedades de distorsiones tunélicas y graves en forma de monolíticos drones y un enfoque tonal lóbrego.

“Extractum Ex Infernis”, el tema abridor, es buena muestra de los aciertos de Deathstench en este álbum, al balancear ponzoñosas marejadas de oscurecido ruido con recurrencias proto-doom sin permitir que se sientan forzadas o inconexas. Las vocales, repletas de distorsión, se escurren justo entre esos borrosos recovecos que separan los estilos del power electronics de los del metal más oscuro. Se trata de una instantánea de un inesperado momento de acumulación inmediata, donde se reúnen fuerzas al punto del desborde, solamente contenidas por ese flujo, veloz  a pesar de la espesura. “Corpse Upon a Throne of Worms” refiere sin pensárselo dos veces a Sunn O))), a través de la adhesión de Deathstench a una recurrencia obcecada en apenas un par de acordes de guitarra grave y expresamente distorsionada y las rugosidades de ruido orbitantes alrededor.

“Symbols of Warm Flesh” regresa a la rúbrica vertiginosa del primer tema, como ofreciendo los retratos de una psicodelia negativa, oscurecida y vuelta un vórtice de emanaciones enfermizas. Este delirante corte comunica una ansiedad angustiante, como si se tratara del preludio a algún momento menos elusivo estructuralmente, pero en vez de ello permanece en una inmanencia similar a la de los momentos más fumados del ruidero que Double Leopards registraran en sus cdrs en vivo. “Circle of Black Blood” regresa la dirección al juego de las oposiciones, con un doom recalcitrante que cobra la forma de deslaves de espesísimas tonalidades graves que avanzan a la par de acordes de quintas súper engrosadas por distorsión  y e.q. y vocales que mezclan lo gutural con los susurros.

“Shrine of Viscera” registra un gusto lo mismo por el chisporroteo agudo del noise más estático que por la trepidante agilidad del black metal a través de blast beats efectuados en una caja de ritmo y un miasma de riffs purulentos. La cerradora “Bastards of the Black Flame” llega a un final comparativamente menos contundente que el resto de los temas, al sostener imágenes fantasmagóricas a través de líneas melódicas tenebrosas y algunos sonidos concretos de manera evidentemente más improvisada. Nuevamente intervienen con su potencia las voces resquebrajadas y espesas y los acordes someros y casi inmóviles, aunque en esta ocasión evidenciando mayores limitantes.

En general, “Massed in Black Shadow” me pareció uno de los trabajos más atractivos que he tenido oportunidad de escuchar de este tipo de combinación genérica. Esto, sobre todo, porque más allá de la peculiaridad de su exploración sónica, “Massed in Black Shadow” se trata de un álbum poseedor de un sonido tan pleno y envolvente que resulta sumamente difícil de ignorar. “Massed in Black Shadow” es un álbum que invita a múltiples escuchas subsecuentes y que exige al escucha explorar los rincones más oscuros de la psique a través de una espesa contemplación introspectiva. (s.s.)

35034_163056490520582_1528101935_n

 

Noxa Recs presenta: 20 de abril en la Mítica Casa del Imán

Este sábado 20 de abril se llevará a cabo un concierto en la Mítica Casa del Imán (6a Cerrada del Imán #12, a dos cuadras de Gran Sur, México, D.F.) que contará con presentaciones de Alejandro Tux, Cacophonic Joy y Los Heraldos Negros. Evento organizado por Noxa Recs.

R-4030427-1352912495-9576

Raime – Quarter Turns Over a Living Line (Blackest Ever Black, BLACKESTLP001, 2012)

En más de un sentido, “Quarter Turns over a Living Line” constituye una anomalía, lo mismo dentro del esquema de la avanzada genérica/retro que Raime podrían parecer representar, como desde la sorprendente profundidad que alcanzan con su proyección sonora. “Quarter Turns over a Living Line” aleja a Raime del pastiche proto-house que ha llevado a la fama a Lee Gamble y del sentimentalismo neo-goth de Lebanon Hannover o Tropic of Cancer. Con su lp debut, Raime se acerca tanto más a las humeantes densidades post dub de Scorn, a las profundidades sintéticas de Pan Sonic o la mecanicidad implacable de Regis.

Raime no proponen música de estridencias radicales; muy por el contrario, su despliegue de sonoridades es aterciopelado y se desliza con una gracia sutil y meticulosa. “Soil and Colts”, por ejemplo, es un tema poseedor de una dinámica rítmica cabal, en lo más mínimo precipitada sino conducente hacia los tersos páramos de densas ensoñaciones e introspección. Y a pesar de su inflexible certeza maquinal, y del nada ingenuo filo de su producción, este tema posee más de paisajismo sónico a lo Earth, que de ferocidad industrial. Temas como “The Walker in Blast and Bottle” y “The Last Foundry” reflejan lo más vibrante y contagioso del minimal techno, pero sin dejar de lado una extensa exploración de instrumentación que se expande a conveniencia, sabiendo optar lo mismo por los recursos electrónicos que por los acústicos aprovechando la presencia y la extensión de los timbres distintivos de cada uno de sus elementos.

Es muy difícil escribir acerca de este disco, puesto que registra uno de esos raros momentos en que elementos disparatadamente divergentes coinciden y generan una amalgama verdaderamente funcional. Uno como reseñista siempre se quedará corto ante la representación de este tipo de experiencias sónicas, sobre todo al tratarse de una tan discretamente radical (idealmente, a degustarse en doble vinilo y a todo volúmen).

Sería imposible afiliar el estilo que Raime exhiben en esta placa a un solo género: basta buscar opiniones en la web para darse cuenta de cómo el refinado sincretismo de este dueto londinense ha hecho volar la imaginación de sus escuchas (inclusive delirantes etiquetas como “doom ambient” parecen cobrar su cuota de sentido justificadamente). “Quarter Turns Over a Living Line” es un disco impecable, desde el fabuloso e inquietante arte de portada—que dicho sea de paso, resulta un acertado indicador de la música contenida—, hasta su sonido prólijo y pasmosamente expansivo en la memoria. (s.s.)

R-3934124-1349723391-6449

Nyodene D – Edenfall (Malignant Records, TUMORCD57, 2012)

“Edenfall” comienza con el tema que da título al álbum y estrepitosamente dicta el rumbo a seguir. Llanamente coléricas, las vocales parecen querer agredir físicamente al escucha a través de su vehemencia y furia, al tiempo que abren paso a la agobiante metralla de precisos loops que se destienden incontables a lo largo de  sus febriles recurrencias. La producción en el tema abridor y en cada uno los subsecuentes arroja material sonoro prístino y preciso, lo que deja al descubierto un esquema que a pesar de su relativa simplicidad funciona a la perfección.

En “Edenfall”, Nyodene D reitera algunas de las más obvias convenciones del power electronics, género al que se suscriben sin muchas sorpresas. Las vocales en temas como “Anasazi” o “Borne On Vulture’s Beak, I Am Carried Into The Heavens” están sumergidas en las mismas modulaciones de delay y flangers; las formas inciertas de los loops que conforman la mayor porción del paisaje sonoro del álbum comunican una incomodidad bien conocida por los asiduos a las pesadillas aurales de IRM, por ejemplo. Temáticamente,”Edenfall” se muestra igualmente reiterativo, explotando la convención de lo apocalíptico; inclusive en lo que refiere al diseño gráfico—de excelente factura, por cierto—, hay ecos evidentes (a los gráficos y la disposición de los textos de aquella clásica y hoy agonizante Cold Meat Industries, por ejemplo).

Lo que hace de “Edenfall” un álbum sobresaliente es en realidad su vehemencia: la impactante sensación que este álbum comunica de estar ofreciendo algo absolutamente unidireccional, que no se desviará de su camino hasta haber conseguido su único y demoledor cometido. Temas como “Damnatio Memorae”, en el cual Nyodene D une fuerzas con Shift, o “Nihilation” son feroces muros de sonido, cuyos bordes ofrecen rabiosas vocales o, de plano, rugidos, borbotones de síntesis y distorsión frenética. El ya mencionado “Anasazi” es un corte que exige atención, con su hipnótico loop de fondo, contenidas boleas de ruido modulado y, sobre todo, un excelente trabajo vocal, claro y contundente.

La producción, como ya se ha señalado, es otro de los puntos fuertes de este disco. Basta con escuchar el abridor “Edenfall” para advertir el meticuloso trabajo llevado a cabo en este rubro. En él, cada sonido insertado en la composición es registrado límpidamente y su presencia resulta congruente en registro y peso con cada una de las demás partes de la grabación. Los paneos responden a la concentración de fuerzas exclusivamente y de manera evidentemente funcional, haciendo la experiencia de escucha igualmente efectiva en audífonos que a todo volúmen en un estéreo.

En suma, “Edenfall” es un álbum cuya ambición, en muy buena medida, estriba en insertarse en la tradición del power electronics, apegándose a las convenciones. Su gran mérito radica entonces, no en su originalidad, sino en el esfuerzo por llevar estos elementos a un ímpetu y una claridad pasmosas. Como se sabe, en estos momentos el power electronics estadounidense está alcanzado una efervescencia sin precedentes y, gracias a trabajos como “Edenfall”, Nyodene D está posicionándose hacia su vanguardia. (s.s.)

HRTZ

Periodismo fuera del radar

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.