R-4030427-1352912495-9576

Raime – Quarter Turns Over a Living Line (Blackest Ever Black, BLACKESTLP001, 2012)

En más de un sentido, “Quarter Turns over a Living Line” constituye una anomalía, lo mismo dentro del esquema de la avanzada genérica/retro que Raime podrían parecer representar, como desde la sorprendente profundidad que alcanzan con su proyección sonora. “Quarter Turns over a Living Line” aleja a Raime del pastiche proto-house que ha llevado a la fama a Lee Gamble y del sentimentalismo neo-goth de Lebanon Hannover o Tropic of Cancer. Con su lp debut, Raime se acerca tanto más a las humeantes densidades post dub de Scorn, a las profundidades sintéticas de Pan Sonic o la mecanicidad implacable de Regis.

Raime no proponen música de estridencias radicales; muy por el contrario, su despliegue de sonoridades es aterciopelado y se desliza con una gracia sutil y meticulosa. “Soil and Colts”, por ejemplo, es un tema poseedor de una dinámica rítmica cabal, en lo más mínimo precipitada sino conducente hacia los tersos páramos de densas ensoñaciones e introspección. Y a pesar de su inflexible certeza maquinal, y del nada ingenuo filo de su producción, este tema posee más de paisajismo sónico a lo Earth, que de ferocidad industrial. Temas como “The Walker in Blast and Bottle” y “The Last Foundry” reflejan lo más vibrante y contagioso del minimal techno, pero sin dejar de lado una extensa exploración de instrumentación que se expande a conveniencia, sabiendo optar lo mismo por los recursos electrónicos que por los acústicos aprovechando la presencia y la extensión de los timbres distintivos de cada uno de sus elementos.

Es muy difícil escribir acerca de este disco, puesto que registra uno de esos raros momentos en que elementos disparatadamente divergentes coinciden y generan una amalgama verdaderamente funcional. Uno como reseñista siempre se quedará corto ante la representación de este tipo de experiencias sónicas, sobre todo al tratarse de una tan discretamente radical (idealmente, a degustarse en doble vinilo y a todo volúmen).

Sería imposible afiliar el estilo que Raime exhiben en esta placa a un solo género: basta buscar opiniones en la web para darse cuenta de cómo el refinado sincretismo de este dueto londinense ha hecho volar la imaginación de sus escuchas (inclusive delirantes etiquetas como “doom ambient” parecen cobrar su cuota de sentido justificadamente). “Quarter Turns Over a Living Line” es un disco impecable, desde el fabuloso e inquietante arte de portada—que dicho sea de paso, resulta un acertado indicador de la música contenida—, hasta su sonido prólijo y pasmosamente expansivo en la memoria. (s.s.)

Anuncios