R-4381109-1363374989-2553

Abandoned Asylum – Derelicts of Distant Hope (Malignant Records, TUMORCD63, 2013)

En su debut, Abandoned Asylum se encarga de reciclar las visiones sónicas formuladas por Brian Lustmord en “The Place Where the Dark Stars Meet”, afortunadamente. Y escribo afortunadamente porque en lo personal encuentro apenas ligeramente más degustable el dark ambient que tiende hacia frígidas visiones de intimidantes alucinaciones espaciales, que aquél que hace irrefrenable uso de gimmicks tétricos que parecen arrancados de películas de terror.

Fuera de eso, pasa lo habitual: “Derelicts of Distant Hope” pide una escucha introspectiva, como si se tratase de una conducción hipnótica a través del imaginario cósmico del oyente. Hay una proliferación de texturas tersas, de obvias referencialidades estelares y tétricas; hay elementos que se suponen difíciles de desentrañar (las vocales hechas trizas en “Interstellar Transmissions”; los mesurados juegos tonales con lo que parece ser una guitarra en “Shades of Nebullar Images”; los insistentes repiqueos metálicos repletos de reverberaciones a lo largo del disco); hay parsimoniosas dinámicas que pretenden invitar a soñar y, si no, meramente a imaginar.

La base, como cabe esperarse, es una síntesis espesa que dota de un cuerpo casi tangible a la complitud de los temas, cuidadosamente masterizados por John Stillings. De allí las variaciones van de morosas melodías proto new age (“Shades…”; “Pathway from Nothingness”) a ominosas elucubraciones espaciales (“Drifting in Constant Eclipse”; “Echoes of Forgotten Origin”). La cosa mejora hacia los temas finales, que parecen más cercanos a una concentración droner que a la habilitación ad nauseaum del mismo sistema aural; el que cierra, “Storms in the Endless Void”, es particularmente destacado puesto que permite que un carácter plenamente distintivo emerja hacia la superficie, mientras el background se extiende a través de una amplia gama de frecuencias. Desafortunadamente, para cuando el tema parece estar llegando a algo, el disco termina con él.

“Derelicts of Distant Hope” es un disco cuyas ambiciones parecen residir en una necesidad de pertenencia con respecto a un sistema sonoro bien delineado y, si bien esto se logra con creces, el interés que pueda llegar a despertar en un escucha no asiduo a este género sónico, difícilmente podra llegar mucho más lejos. (s.s.)

Anuncios